Fotos de culos
 

Videos Caseros

 

 

Chat con Chicas

 

IR A LA PAGINA PRINCIPAL DE SEXO CASERO

Sexo Voyeur

Sexo Gratis | Sexo Gay | Fotos de sexo Gratis

Divina Suegra

Estudiando en la universidad, conocí a mi mujer. Terminamos ambos de estudiar, nos casamos y formamos una bonita familia. El tiempo pasó, entré a trabajar en una buena empresa, pero siempre con la opción de trabajar en una de las cadenas de supermercados de los que mi suegra era dueña. Ella siempre me ofreció un buen puesto en su empresa, pero por tratar de surgir por mi solo, nunca la tomé en cuenta hasta que una mala administración de la empresa nos llevó a la quiebra, quedando cesante. No me quedó mas opción que tomar la alternativa de trabajar para mi suegra.

En menos de dos semanas, ya ocupaba un excelente puesto de administrador en uno de sus supermercados, siendo supervisado, solo por ella. Con mis conocimientos y mi habilidad, modifique varias formas del sistema de trabajo que se mantenían en las empresas de mi suegra y aunque a muchos no les gusto, contando con todo el apoyo de ella, logre una notable mejoría en las utilidades de la empresa y una increíble reducción de las perdidas de esta.

La relación con Carla, mi suegra, siempre fue excelente, nunca me dejó llamarla suegra o señora, ya que según ella la hacia sentir muy vieja, pero al estar trabajando juntos esta afinidad aumentó notablemente. Ella era separada hace muchos años, pero mantenía una relación de algunos años con un prestigioso médico, también separado, pero puertas afuera.

Carla era una mujer muy jovial y en extremo deseable, a pesar de sus cincuenta y algo años. Me encantaba su forma de ser, siempre muy bien vestida, juvenil, con su pelo rubio, largas y hermosas piernas, vestidos de ejecutiva, ajustados , amante de las dietas, gimnasios, jugaba tenis, etc., pero sobre todo, su carácter dominante e increíblemente buena para los negocios. Sus hijos, nunca participaron de sus empresas. Andrés el mayor era odontólogo, Gonzalo de la rama militar, y mi mujer, la menor, después de sacar su título nunca lo ejerció, quedándose en nuestra casa a cuidar a nuestra hija.

Siempre sentí una atracción por esta mujer, no lo niego, a que hombre no le atraería una mujer con un físico como el de mi suegra, pero eran solo sueños, ideas locas, imaginándome estar con ella, quizás como muchos piensan con el morbo de estar con la madre de su mujer. Pero al trabajar con ella, esta simple atracción fue creciendo poco a poco y me comenzó a gustar de verdad mi suegra.

Me encantaba verla llegar el las mañanas, recién bañada, con perfumes deliciosos, con sus vestidos ajustados, con escotes que sin ser muy exagerados, mostraban uno de sus mejores atributos, unos hermosos , grandes y redondos pechos, una cintura muy remarcada, y unas caderas que ojalá se las hubiese heredado a su hija. Con su pelo rubio tomado, sus hermosos ojos verdes, como se colocaba unos finísimos lentes para trabajar, como los que mordía suavemente cada vez que pensaba en alguna decisión, poco a poco me fue cautivando.

No era extraño que cuando se nos pasaba la hora, saliéramos a almorzar juntos o que después del trabajo, saliéramos los dos a beber un trago algún bar, donde coordinábamos detalles del trabajo, o simplemente nos relajábamos después de un agitado día de trabajo, conversando de su pareja, problemas familiares, de su nieta etc.

La empresa funcionaba a las mil maravillas y dentro de nuestras expectativas era la creación de una nueva sucursal en la costa. Muchos viajes tuvimos que realizar juntos, a ver la compra del terreno, el avance de la obra, etc. Pero siempre eran por el día, regresando ya entrada la noche, pero nunca quedándonos afuera, incluso en mas de alguna oportunidad nos acompaño el medico, mi mujer y mi hija.

Pero el destino quiso que justo el día de la inauguración de la nueva sucursal, mi mujer se encontrara enferma en casa y su médico en un curso de perfeccionamiento.

Cerca de las 1 de la tarde, ella pasó en su flamante Mercedes Benz a buscarme a mi casa y a la media hora, yo ya me encontraba manejando hacia la costa.

Luego de la inauguración, tendríamos una cena de gala en un prestigioso local de la zona, con el alcalde, gobernador y otras importantes autoridades, mas los jefes de cada sucursal, y por la hora que terminaríamos, habíamos reservado dos habitaciones en un elegante hotel a la orilla del mar.

Llegamos la hotel, nos alojamos y siendo la hora del evento, nos retiramos para arreglarnos. Al pasarla a buscar a su habitación contigua a la mía, mi corazón se paralizó.

Carla con un vestido azul rey lleno de lentejuelas, con un escote impresionante que casi dejaba la mitad de sus hermosos y grandes pechos al aire coronados con un costosísimo collar de brillantes, con la delicada tela ajustado a su hermoso cuerpo, demarcando cada una de sus generosas curvas, parecía una diosa. No pude evitarlo y me explaye diciéndole lo hermosa que se veía, alabando la suerte que tenía Sebastián, su pareja, de tener una mujer como ella. Ella me agradeció mis halagos diciéndome que también yo me veía muy buen mozo.

Salimos rumbo a su nueva sucursal, saludamos a todas las autoridades dándome cuenta, como siempre, como su belleza no pasaba desapercibida por ninguno de los hombres que nos saludaban.

Una serie de discursos, brindis, aplausos, el sorteo de un automóvil cero km que me toco entregar a uno de los asistentes de la zona, etc. Al fin partíamos rumbo al lujoso local donde nos esperaba una elegante cena y el posterior baile de celebración.

Una deliciosa cena, y luego la orquesta comenzó a tocar. Inmediatamente tome de la mano a mi suegra y me dirigí a la pista con semejante pedazo de hembra, antes la mirada de todos los hombres del local que me envidiaban y la miraban con ojos de deseos. Hermosa, sensual y exitosa.

Verla como se movía en la pista, sensualmente, como movía sus grandes caderas al compás de la música, ante mi, siempre digna, elegante, me volvía loco de deseos de poseer a esa hembra que revolucionaba completamente mis hormonas.

Muchos de los asistentes me pedía bailar con ella, y yo, por caballerosidad tenía que ceder a sus peticiones. Sentado en la mesa, sin perder ningún movimiento de esa madura y sensual mujer, no hacía otra cosa que excitarme mas aun.

Vi demasiado interés particularmente en uno de los asistentes, hacia mi suegra, justamente la persona que le había vendido el terreno, y según me enteré después una de las personas mas influyentes en la zona y forrado de dinero. El hombre no dejaba de acosar a mi suegra, y notaba que mi suegra, siempre digna y elegante, lo rechazaba una y otra vez, hasta que me lanzó una mirada de auxilio para que la fuese a rescatar.

 

La música justo en ese momento cambio a una salsa y vi como el hombre, incluso algo pasado de copas, tomaba de la cintura a mi suegra. Caballerosamente llegue a su lado y le pedí que me permitiera bailar con ella. El dijo que lamentablemente a una mujer a si, no la podía entregar, pero mi suegra ya un poco molesta, le dijo irónicamente que ella prefería bailar con alguien mas joven. Abrazados en la pista entre risas y un poco de molestia me decía como el tipo era un fresco, que le ofrecía el cielo y la tierra.

La fiesta terminaba, ambos cansados luego del viaje, y de todo el marketig que habíamos tenido que hacer nos retiramos al hotel con una invitación a almorzar al otro día a la casa del gobernador.

En el auto comentamos de cómo todo había salido bien y en ese momento ella me agradeció por todo mi trabajo y el apoyo que le había brindado en todo momento, no solo en ese evento, si no que en toda mi carrera en mi empresa. Yo le decía que solo era mi trabajo, pero ella seguía agradeciéndome y en un momento de confesión me dijo que se sentía muy a gusto conmigo, que aparte de ser su yerno, y su mano derecha en el trabajo, me consideraba un gran amigo. Entramos al hotel, tomamos el ascensor y cuando la dejaba en la puerta de su cuarto, me dijo que quería que yo pasara para que hiciéramos los dos un brindis por que su logro, no era solo de ella, si no que de los dos.

Entramos a su cuarto, una botella de champagne en hielo estaba sobre una mesa, con dos copas. Me pidió que la destapara y que sirviera las copas. Abrió el ventanal, afuera el clima estaba deliciosos, nada de frió, el sonido del mar, una luna completamente llena. Me acerque a ella con la dos copas en la mano, y con ese hermoso pasaje brindamos por nuestro éxito.

¿Cómo esta tu relación con Claudia?

Bien...digamos que bien

¿No muy convencido?

No , no es eso. Pasa por un tema de costumbre…bueno después de 9 años de estar con ella, como que caemos en una rutina.

Sexo…siempre pasa eso

¿Y tu?

Lo mió es distinto, no estoy con Roberto por sexo, aunque no es malo en eso, pero igual el ya va a cumplir los sesenta, no es un joven, es mas por estabilidad emocional.

Es decir, que fiel no le has sido

Ja ja ja .. no voy a comentar eso contigo, como se te ocurre…. ¿ y tu?..¿eres fiel a mi hija?

No creo que seas la persona mas indicada para hablar de mi fidelidad ja ja ja

Obvio que no.. pero se que no eres fiel, no soy tonta, y de verdad no te critico, pero si te llega a pillar ella o yo, te matamos.

¿A si?..¿tu también?

Si… no lo dudes

Tu tampoco tienes cara de ser fiel

Yo.. ja ja … yo separo muy bien las cosas..una cosa es la fidelidad emocional y la otra es ser fiel conmigo misma. Pienso que a mi edad, no puedo despreciar una buena oportunidad de pasarlo bien, sin involucrar el corazón, ya no soy una lolita y hay que aprovechar mientras uno pueda llamar la atención de un varón.

No seas modesta, sabes muy bien que todos los hombres se derriten por ti.

¿todos?...¿acaso te incluyes?

Obvio , soy hombre y tu eres una mujer muy llamativa.. quizas si no fueras mi suegra ..

¿Si no fuera tu suegra que?

Ya hubiese intentado algo contigo

Y si te digo que Roberto no esta en ningún curso de perfeccionamiento

¿Qué?

A si es…

Haber ..aclárame eso….

yo sabia muy bien que mi hija no vendría ,bien sabes no le gustan estas cosas y por eso no lo invité

No te entiendo …… ¿Por qué hiciste eso?

Para poder pasarla noche contigo

¿Es broma?

No… no es broma…. yo quiero mucho a mi hija, y se que eres infiel. Soy una mujer … que siempre obtiene lo que quiere y con el tiempo me fui interesando en ti, como hombre. Se que me deseas hace mucho y … si no decimos nada de esto a nadie… no veo por que no podemos sacarnos el gusto.

Me estas….

No.. lo digo de verdad

 

Saqué su copa de la mano, la abracé, nos quedamos mirando ….

Esta noche, no somos familiares …así que aprovéchame

No sabes las ganas que tengo

Si se..se nota aca abajo … (dándome una suave caricia al pantalón)

Nos besamos suavemente, un beso delicioso. Sentir ese pedazo de mujer al fin entre mis brazos, era tocar el cielo. Suavemente baje mi mano y acariciar una de sus exquisitas nalgas, pero ella me sorprendió tomándomela, y llevándola nuevamente a su cintura.

 

¿Qué pasa?

Nada.. ven…entremos

Entré tras de ella, me hizo servir dos copas mas. Sensualmente nos besábamos de pie, me dejaba tocarla, pero luego me hacia dejarla.

Me dijo que la esperara. Entró al baño yo sentado a los pies de la cama. Se demoró un poco en salir. Mi verga no aguantaba las ganas de tener al fin a mi suegra completamente desnuda para poder hacer con ella todo.

Al fin, escucho la puerta del baño que se abre, y lo que ví ante mis ojos, es algo difícil de describir. Carla casi desnuda, con un pequeñísimo conjunto blanco, con un sostén con muchas transparencias, que casi explotaban reteniendo sus gloriosos pechos, con un cuerpo echo a mano, una cintura diminuta, y un pequeño calzón blanco rebajado, con ligas y medias de encaje. El sueño de cualquier hombre ante mis ojos.

Como una leona se acerco ante mi, caminando con toda la elegancia que siempre la caracterizaba. La tome de sus caderas y la acerque a mi. Suavemente comencé a besar sus pechos, bajando por su vientre, mientras mis manos suavemente acariciaban esas divinas nalgas. Ella misma se dió vuelta dejándome su culo ante mi cara. Lo bese por todas partes mientras ella se agachaba en 90º dándome una visión espectacular. Luego se separó de mi, me hizo levantar y besándome en el cuello, sin dejar que yo la tocara, me comenzó a desvestir, dejándome solo con mi ropa interior. Luego se sentó a los pies de la cama, y tomándome de la cintura, me acercó a ella. Comenzó a besarme vientre, bajando suavemente, dándome suaves besos y mordidas a mi verga por sobre mi ropa.

Lentamente me comenzó a bajar mi última prenda y se encontró con mi duro miembro deseoso de sus labios. Lo tomo con mucha suavidad, y lo comenzó a rozar contra su cara, mirándome directamente a los ojos.

¿cuantas veces te imaginaste que te hacia esto?

Ohhh… ¡ millones de veces!

Bueno .. hoy tus sueños se hacen realidad …

La beso por todos lados, haciéndome desesperar esperando el momento que la metería en su boca. Besos por todas partes, besándome la punta y volviendo a bajar hasta mis huevos, pasándome su jugosa lengua. Hasta que después de un par de besos en la punta de mi verga, con mi verga en una de sus manos, su boca se abrió y se introdujo mi miembro a su boca. Lo chupaba de una forma divina, exquisita, lejos la mejor chupada de mi vida. Su boca se abría lo justo necesario, sierpe frotándomela con su lengua, llevándola hasta su garganta, para volver a sacarla, haciendo que sonara su saliva, y masturbándome cuando la sacaba de su boca , para volver a meterla,, hasta el fondo, mientras me apretaba las bolas con una presión exacta, sin que me doliera, pero haciendo sentir una gran presión.

Aun no podía creer que mi espectacular suegra estaba ahí, sentada a los pies de esa cama, tragándose mi verga. La tome de su cabeza, y acariciando sus hermosos cabellos rubios, le dirigí su cabeza, mientras ella se hartaba del sabor de mi verga.

Su carácter era en extremo dominante, aun en esos momentos. Como despreciándome, y evitando que la tocara, se acostó en la cama, ordenándome que la mirara. Separó las piernas muy sensualmente y comenzó a masturbarse suavemente preguntándome a cada rato si me gustaba lo que veía. Era imposible decirle que no, ese cuerpo de actriz porno, tocándose sensualmente acostada en la cama, con ese conjunto, era el cielo, y admirando el espectáculo, no me quedó otra cosa que tocarme yo mismo viendo a esa madura mujer extasiarse al verme, como tonto ante su cuerpo.

Dime que te gusta lo que vez

No seas así ….. sabes que me vuelves loco

¿te excita ver a tu suegra acariciándose su sexo?

Eres divina..déjame tocarte

No…quiero que me veas como disfruto sola…mirándote… y sintiéndome deseada

¡Eres exquisita!

¿Si?..¿eso piensas?

Sabes que si …

¿Te gustan mis pechos? … mira como me los chupo ..mira como mis pezones están duros.. mmmm me encanta sentir que me los chupan

Déjame hacerlo a mi…

No .. ¡ no!...no me toques…mírame..solo mírame

Eres deliciosa …divina .. una diosa…

No .. soy solo una ardiente mujer .. que esta noche te hará ver el cielo…

Te tienes mucha fe

Si …se que no me olvidaras nunca … pero solo esta noche …así que aprovecha

 

No aguanté más y me abalancé como un animal sobre ella, sin dejar de tocar ni un centímetro de su cuerpo. Ella me abrazaba fuertemente y gemía fuertemente en mi oído, mordiéndomelo incluso hasta causarme dolor, pidiéndome que se la metiera completamente.

Ni un segundo me demoré en cumplir sus órdenes. Mi verga dura como una roca encontró la dirección correcta y se sumergió en su sexo sintiendo un placer indescriptible. Ella levantó sus piernas apretándome con ellas la espalda, apretándose con ella afirmándose fuertemente de mis nalgas haciéndome que se la metiera hasta el fondo. Esa divina mujer estaba entre mis brazos, acariciando con mis manos ese hermoso culo que muchas veces soñé. Sus hermosas tetas ahora en mi boca y su sexo, completamente entregado a la verga de su yerno, que no paraba de penetrarla una y otra vez.

Ella cambio de posición, se colocó en cuatro patas ofreciéndome una visión de otro mundo, un culo perfecto, con un ano rosado, con un delicado y bien cuidado vello púbico, exquisito, separándose las nalgas para sentirme dentro de ella.

Era una diva, hasta para gemir y quejarse lo hacía con elegancia, moviéndose a un ritmo delicioso, apretándome la verga con su concha, de una manera que nunca había sentido.

¿Te gusta tener así a tu suegra?

Ahhhhhhh no digas mas que me vas hacer acabar solo con tu voz

¿solo con mi voz?.. ¿a caso no te gusta mi culo?

Es una obra de arte

Si te gusta tanto … ¿Por qué no me lo tocas? ………. Esta noche es tuyo…

Sin pensarlo mis dedos comenzaron a intrusear ese ano protagonista de mis sueños mas morbosos, sueños que quedaban chico al vivir la realidad que estaba viviendo. El ano de mi suegra abriéndose y cerrándose, sintiendo como mi dedo se introducía en el, sin dejar de ser follada en cuatro patas.

Dame por el culo..me encanta que me la metan por ahí …

Dime que no estoy soñando

Soy toda tuya ..hazme lo que quieras …

Mi verga cambió de puesto con mis dedos. La coloque a la entrada de su ano , ya un poco dilatado, comencé a ejercer presión en el culo de mi suegra el que poco a poco se fue tragando cada centímetro de esta, sacándole gemidos de placer que se escuchaban por todo el cuarto.

En ese instante mi suegra cambio. Era una realmente zorra, una perra en celo, se movía como poseída, enterrándose toda mi verga, para dejarla salir casi por completa, enterrándosela nuevamente, gritándome que la follara, que se la metiera toda, que le echara mi leche en el culo, que le apretara las nalgas, que no parara hasta dejarla con el culo roto y un montón de frases que jamás hubiese imaginado que salieran de su elegante vocabulario.

Pensé que el culo de mi suegra no tenía fin y por más que ponía todo de mi parte, ella no entregaba ningún anuncio de querer acabar.

Nuestros cuerpos sudados, y ella moviéndose como si recién la estuviese penetrándola. Medí cuenta que al seguir en ese ritmo, yo no duraría mucho, y mi suegra, seguramente con muchísima mas experiencia que yo , no alcanzaría su orgasmo.

Por mas que se la metía fuertemente como ella me pedía, no lograba que mi suegra tomara el ritmo deseado, hasta que no se de donde se me ocurrió que ella siendo tan superior, siempre siendo la que daba las ordenes, quizás necesitaba que alguien la controlara, y adoptando otra personalidad, le pegue una fuerte cachetada en su culo, haciendo sonar el golpe por todo el cuarto, sacándole un grito de dolor, dejándole roja su nalga y adoptando la posición de macho dominante la encaré. No era mi suegra, no era mi jefa, era una hembra en busca de sexo fuerte y yo era el que estaba ahí para dárselo

¡Que haces estúpido!

¡Calla puta! ¡Ahora vamos afollar como yo quiero, no como tu digas!

¡imbecil!, ¡que te crees!, ¡me haces daño!

¿Que hago? .. ¿no te basta con mi verga en tu culo?.. ¿quieres mas?.. ¡pues yo te daré mas!…. ¡Te voy a follar como nunca te han follado¡

¡Suéltame!.. ¡me haces daño!

¡No te hagas la dama conmigo! .. ¡eres una puta! …¡con mucho dinero, pero una puta a las finales! … ¡seguramente te has acostado con muchos hombres calientes! .. ¡apuesto que mas de dos vergas has tenido a la vez!

¡Con quien crees que estas estúpido!

¡Con mi suegra!.. ¡con la caliente e insaciable de mi suegra!… ¿te gusta gozar? .. ¿te gusta sentir mi dedo acá?….. ¿ah? … ¿quieres el otro? .. pues bueno puta comete los dos..mira como te entran sin problema .. eres una perra ….. no quedas nunca satisfecha …

¡Ahhhhhh! …. ¡me duele..sácamelos!

Ni lo sueñes.. ¿tu me buscaste? .. bueno acá me tienes .. no te voy a follar solo con mi verga .. te voy afollar el culo con mis dedos ..con mi verga , con mi lengua .. como yo quiera, tu no das las ordenes acá….

¡que haces!

Veo que con dos no te das por satisfecha .. bueno …cómete tres puta … ¿eso quieres? ..sentir el culo lleno… ¡pues tóma!

¡¡¡ Ahhhhhhhh me duele…!!!

Ahhhhh ¡No me interesa!... ¿esta noche dijiste que eras mía?, pues asume..eres mía…me voy a sacar todas las ganas..¿sabes como me calentabas en la oficina? ..¿sabes como me ponías cuando llegabas moviendo el culo? .. con tus aires de dama intocable .. peras ahora eres tocable……mira como te toco … !! eres mía perra …!!!

Por mas que trataba de soltarse, mi fuerza no la dejaba, gemía como cerdo cuando lo estaban matando, trataba de mostrarse ofendida, pero en el fondo estaba disfrutando, era una verdadera lucha cuerpo a cuerpo, sus tetas moviéndose de lado a lado, tratando de escaparse de mi, pero adoptando posiciones que me hacían fácil penetrarla, enterrándosela hasta el fondo, chupándole las tetas como poseído, mientras le afirmaba fuertemente de las muñecas evitando que me golpeara.

De tanto forcejear, nos caímos de la cama. En un momento la solté, se levantó tratando de correr al baño, pero incorporándome rápidamente la tome de los brazos, la di vuelta y la apoyé desnuda, con su divino cuerpo contra una pared, y separándole las nalgas se la metí nuevamente por detrás, sintiendo como su sexo estilaba de placer, para luego sacársela y metérsela violentamente en el culo.

Ya mi suegra no pudo fingir mas, y apoyando sus manos en la pared y estirando su culo hacia atrás me gritaba que acabara dentro de ella, que me deseaba, que estaba acabando como nunca la habían echo acabar, gimiendo como loca, diciéndome lo rico que sentía mi verga mintiéndose en su culo, como la llenaba completamente, como quería sentir mis manos en sus tetas , en su sexo, mientras me la follaba por el culo, alcanzando un brutal orgasmo al mismo tiempo que yo gimiendo en su oído le echaba toda mi leche en su culo, descargándome por completo, luego de casi una media hora de sexo violento, de golpes, de rasguños, completamente mojado en transpiración, extasiado al disfrutar el cuerpo de esa diosa.

Cansados, descansando desnudos sobre la cama, fumando y bebiendo, recuperando energías, retomando su carácter dominante y su elegancia, me confesó que había pensado que yo sería bueno en la cama, pero no a ese nivel.

Esa noche lo hicimos varias veces y en la mañana, nos duchamos juntos, follando nuevamente bajo la ducha. Asistimos al almuerzo, actuando con total normalidad, hasta que excusándonos por la hora y que teníamos que viajar, volvimos al hotel, follamos nuevamente y tomando nuestras cosas, volvimos a nuestra ciudad. En el camino mi suegra me aclaro que lo que había pasado, fue solo una aventura, que al volver retomaríamos nuestras vidas tal y cual como estaban y que aunque había disfrutado mucho conmigo, jamás volvería a ocurrir.

Hasta el día de hoy seguimos haciéndolo, a veces hasta en el trabajo, siempre con la misma pasión. Mi suegra cada vez esta mas rica, y hasta estoy confundiendo un poco mis sentimientos

Comentarios a Alexander_5149@hotmail.com