Chicas Peluditas

Videos Caseros

 

 

 

Aquí puedes encontrar fotos de chicas peluditas... . El mejor sexo gratis

 

 

Chat con Chicas

MAS FOTOS DE CHICAS:

CHICAS DESNUDAS

CHICAS JOVENES

CHICAS AMATEUR

CHICAS GUAPAS

 

CHICAS PELIROJAS

CHICAS

CHICAS AFEITADAS

 
 

IR A LA PAGINA PRINCIPAL DE SEXO CASERO

| sexo gratis | sexo gay | juegos gratis | jovenes| Sexo Porno

QUIEN TIENE UNA AMIGA TIENE UN TESORO 3

Capítulo Tercero. Los sueños se hacen realidad.

Media hora después, Javier se encontraba en la cámara de tortura que había acondicionado en el sótano de su casa. Se trataba de una sala amplia y oscura sin ventanas y con una sola puerta metálica. Por las paredes y los laterales de la sala se acumulaba en perfecto orden la parafernalia sado que Javier y sus amigos habían ido acumulando en más de diez años. De hecho, ya llevaban mucho tiempo con esa "afición" y se podían contar por decenas las chicas que habían pasado por sus manos.

Javier seguía disfrazado de verdugo, blandía un látigo de cuero largo y de vez en cuando lo chasqueaba contra el suelo. Mientras tanto, con la otra mano se acariciaba el pene masturbándose lentamente. No era para menos, pues a unos metros delante de él se encontraban Marta y María. Las dos jovencitas permanecían completamente desnudas, atadas y amordazadas, esperando indefensas y muertas de miedo a que empezaran a torturarlas.

Como había imaginado María, la postura en la que les habían atado era perfecta para el látigo, pues las dos colgaban de las muñecas, con los brazos estirados por encima de su cabeza. Las ataduras les obligaban a permanecer de puntillas y los tobillos estaban atados entre sí y a una argolla del suelo para que ellas no pudieran evitar los latigazos de ningún modo.

Además las habían amordazado con sendas bolas de goma atadas fuertemente a la nuca. Aunque la habitación estaba perfectamente insonorizada y nada de lo que ocurriera allí podría oírse fuera, Javier no quería oír los gritos de sus esclavas cuando comenzara el castigo, además ahora ya no había safeword ni nada por el estilo, y ninguna de las dos podría decir la palabra mágica que le libraría del tormento.

Los demás le habían ayudado a arrastrar a las dos jóvenes hasta ese horrible lugar y las habían atado tal y como se encontraban ahora. Después se habían marchado y Javier había cerrado la puerta por dentro para disfrutar a solas.

- Esta vez, son dos ejemplares de primera,-pensó Javier para sí deleitándose de la vista de las dos chicas desnudas.- A Javier le gustaban más bien jóvenes y Marta y María eran probablemente dos de las jovencitas más bellas que habían caído nunca en sus manos. Lentamente, Javier se puso a dar vueltas a su alrededor admirando sus formas perfectas que la postura realzaba. Marta era más delgada y atlética mientras que María tenía más "curvas", los pechos más grandes y turgentes y el trasero caderas y vientre algo más redondeados. -¿Cuál de las dos aguantará mejor los latigazos?- se preguntó a sí mismo, probablemente la rubia. Y mientras pensaba esto se juró a sí mismo ir despacio y no precipitarse.

Entretanto, María miraba aterrorizada los movimientos de Javier con el látigo. Ya no podía mantener la baba en la boca y los hilos de saliva se le deslizaban por las tetas y el vientre haciendo brillar su torso y provocándole escalofríos. El corazón le latía deprisa y respiraba con bocanadas cortas y anhelantes, la joven no dejaba de pensar en el látigo, pero también en el potro de tortura que se encontraba a su espalda. Era como uno de esos cachivaches medievales de las películas de miedo, pero estaba claro el mueble no era sólo atrezzo, parecía real y amenazador pues en lugar de un cilindro de madera tenía una manivela de metal disimulada en la parte inferior.

Además, antes de marcharse, los compañeros de Javier habían acercado el potro a las chicas y habían dispuesto diferentes "herramientas" sobre él. Era evidente que después del látigo, esos sádicos utilizarían el potro al menos con una de ellas, y esa certeza le hacía temblar de miedo de manera que la joven no pudo evitar orinarse encima. María se arrepentía ahora profundamente de haber acompañado a Marta a ese sórdido lugar. Si pudiera dar marcha atrás sólo unas horas antes, pero ahora ya no había remedio y ellas dos habían sido secuestradas por vete a saber que clase de pervertidos.

Estos pensamientos de María fueron violentamente interrumpidos por un tremendo latigazo que la chica recibió en las caderas. El látigo silbó en el aire e impactó sonoramente contra su cuerpo enroscándose desde la cadera izquierda hasta la ingle. El golpe la sorprendió con un estallido eléctrico que le sacudió todo el cuerpo. María se retorció sobre sí misma y gritó torciendo la cabeza hacia el techo. Al recuperarse del golpe la joven tomó contacto con la realidad. Nunca se hubiera imaginado que un latigazo dolería y escocería de esa manera. Ahora miraba angustiada y jadeando a Javier, que con toda naturalidad echó el látigo hacia atrás y sin ninguna piedad le dio otro latigazo en el vientre cruzándoselo con otra línea que pronto se puso roja. María volvió a gritar de rabia con una palabrota que Javier no pudo entender por la mordaza. La chica intentó liberarse desesperadamente pero estaba muy bien atada. El tercer y cuarto latigazos volvieron a impactar en el culo de la muchacha. Tenía que soltarse, no podía aguantar más. A la joven le daba todo vueltas. Las mordeduras del látigo eran insoportables y ella daba vueltas sobre sí misma girando alrededor de sus muñecas con la vana esperanza de evitar los azotes.

Entretanto, Marta miraba la flagelación de su amiga con una mezcla de miedo y de envidia. El látigo chasqueaba una y otra vez contra el cuerpo de María que no paraba de "bailar" sobre las puntas de los pies sin dejar de retorcerse ni de gritar. Cinco, seis, siete, ocho chasquidos rítmicos, uno detrás de otro. El sonido del cuero sobre la piel era respondido por el lamento o el alarido de la joven. Al décimo latigazo María empezó a llorar sin control. Ahora, el sudor, las lágrimas y la baba se mezclaban sobre su piel brillante y marcada. Tenía las muñecas enrojecidas de tanto rotar sobre sí misma y no dejaba de pedir piedad o de lanzar insultos y palabrotas a pesar de que nadie le entendiera lo que decía. Por supuesto que Javier no paró de azotarla, cada vez lo hacía con más saña y crueldad, traicionando su propia promesa de ir poco a poco.

Las rojas marcas de los latigazos ya se apreciaban por la blanca piel de María cruzando su cuerpo desnudo en líneas diagonales que parecían pintadas con rotulador. Eso excitaba aún más a Javier que no dejaba ni por un momento de masturbarse. El látigo largo era difícil de manejar, pero se notaba que él tenía bastante práctica pues acertaba con una precisión endiablada en las partes más sensibles del cuerpo de la esclava. La única parte que permanecía a salvo de la mordedura del látigo era la cara y su sexo. Pero los muslos, el trasero y el vientre eran puro fuego. Otro certero latigazo alcanzó a las dos tetas a la vez y María puso los ojos en blanco lanzando un nuevo alarido de dolor algo más sonoro mientras se retorcía sobre sí misma como una lombriz.

Entre tanto Marta estaba tan cachonda como Javier. Ella también sudaba, pero de excitación pues había descubierto que le gustaba ver cómo azotaban a su amiga. La joven no dejaba de rozarse las piernas entre sí rabiosa de no poder masturbarse. ¿Por qué no la azotaba también a ella?.

Pero no fue el látigo lo que Javier tenía reservado en ese momento para su bella Marta. Cuando notó que a María le empezaban a fallar las piernas y que sus gritos disminuían en intensidad dejó por fin que la esclava descansara y tiró el látigo a un lado. Hecho esto se dirigió hacia María a inspeccionar el efecto del castigo y se puso a acariciarle el rostro. La joven tenía la cara manchada por las lágrimas y no dejaba de sollozar.

- Eres una esclava preciosa, me gusta cómo te mueves bajo el látigo- Ella respondió rompiendo a llorar abiertamente con el rostro entre las manos de él.

-Vamos, vamos, apenas ha empezado. ¿Te ha gustado?.- Ella negó con la cabeza sin dejar de llorar, mientras él reparaba en las marcas del látigo que ella exponía por doquier. Cada vez estaban más rojas e irritadas.- Esto no es nada, preciosa, ya verás cómo cada vez aguantas mejor el dolor, te hará falta cuando empiece a torturarte en serio. María se echó a llorar otra vez desesperada.- No, no llores, en el fondo estás aquí para disfrutar y al final te gustará, ya lo verás.- El verdugo no dejaba de acariciar a la esclava- Tu amiga está muy buena, Marta, te agradezco que la hayas traído. Bueno, preciosa, ahora quiero utilizar un aparato eléctrico con vosotras. Qué prefieres, ¿que siga torturándote a ti o que lo haga con ella?- María dejó entonces de sollozar y miró a su amiga y luego a Javier sin saber qué decir.

- ¿Qué me dices?. ¿Quieres que siga haciéndote cosquillas?.- María negó decididamente.- Entonces, ¿quieres que se lo haga a ella?.- María volvió a mirarla y después de dudar unos momentos volvió a afirmar con la cabeza.

Javier se rió y se dirigió a la mesa donde tenía los instrumentos de tortura.

- Ya veo que la carne es débil. Lo siento Marta pero tu amiga ha decidido que ahora te toca a ti.- Javier había cogido una trampa para cazar ratones y se acercó a ella. Marta miró atentamente la ratonera sin entender. Javier se la puso delante de la cara y cruelmente la accionó para que ella viera la fuerza del muelle al cerrarse. La ratonera se disparó con un golpe seco sorprendiendo a la chica. -Seguro que tienes muy sensibles las tetas, le dijo él acariciándole un pecho con los dedos y haciendo que se le erizara el pezón- vamos a comprobarlo,- y con mucho cuidado le colocó la ratonera a medio cerrar en la aureola del pezón izquierdo. Marta crispó el rostro cuando la ratonera se fue cerrando sobre el pezón y una presión de mil demonios le hizo temer que se lo reventara.

- ¡Mmmmmh!.- Marta gritó como una posesa y se retorció sobre sí misma. El dolor era insoportable y esa ratonera amenazaba con cortarle la punta del pecho. Ella miró angustiada a Javier.

Por supuesto, éste fue a buscar otra para el otro seno y se lo pellizcó con idéntica ceremonia. Insensible a los gritos y convulsiones de Marta, Javier siguió metódicamente con la tortura y se acercó a ella con un extraño aparato de plástico que tenía una punta alargada transparente. Dentro de ella se veían unos cables metálicos. Sin embargo, antes que nada, la empapó con un pequeño aspersor de agua para acentuar el efecto de las descargas.

Marta estaba ahora completamente mojada, la chica jadeaba sin dejar de mirar esas ratoneras que le deformaban los pezones y le dolían horriblemente. Javier le tocó entonces con su picana eléctrica en la axila y ella dio un brinco apartando su cuerpo en una décima de segundo. Javier sonrió cruelmente al ver el efecto de los calambrazos en su víctima y se puso a tocarle por todo el cuerpo casi sin dejarla descansar. Marta era ahora la que lanzaba gritos desesperados. Cada vez que su piel entraba en contacto con el objeto se oía un molesto sonido como de calambrazo. Las descargas le recorrían todo el cuerpo produciéndole continuos espasmos musculares, además ese objeto le quemaba como un cigarro encendido cada vez que la tocaba. Javier no dejaba de masturbarse, encantado de las protestas y gritos de esa jovencita a la que estaba torturando a placer.

Marta no podía ni pensar con las descargas eléctricas tocándole por todo el cuerpo, prefería mil veces los latigazos a eso. Y el cabrón de Javier no paraba a pesar de los incomprensibles ruegos de su esclava. No hacía más que tocarle en todos lados, en el vientre, las tetas, las axilas, las ingles, etc. La joven quería que acabase de una vez, y no hacía más que pedir piedad, el castigo era insoportable. Sin embargo, Javier paró pronto pues se empezó a correr.

Tres o cuatro sacudidas dispararon el semen hacia el vientre de Marta y Javier gimió con fuerza sin dejar de masturbarse hasta que liberó todo el esperma. Cuando terminó se puso a acariciar el culito de Marta con su miembro aún sensibilizado.

La pobre Marta estaba mareada y tenia la boca seca de las descargas eléctricas pero agradeció que él hubiera interrumpido el castigo aunque sólo fuera por un momento.

Entonces Javier se puso a acariciarle todo el cuerpo con pasión

- Mi preciosa Marta- llevo todos estos días pensando en ti, no podía apartarte de mi cabeza. ¿Te arrepientes de haber venido?. – Entonces María se quedó alucinada con la respuesta de su compañera, pues contra todo pronóstico Marta negó con la cabeza.

- Así me gusta, esclava, como premio voy a dejar que te corras, ¿quieres?. Marta afirmó y lanzó un murmullo a través de su mordaza, pero también movió las tetas hacia los lados agitando las ratoneras e indicando así a Javier que se las quitara.

- No, no preciosa, las ratoneras se quedan en su sitio, así te dará más gusto correrte- Y diciéndole esto le retorció los dos pezones a la vez haciéndole ver las estrellas. Marta gritó y se revolvió otra vez arqueando su cuerpo y lanzando lágrimas y baba. Javier se apartó de ella riéndose y fue a buscar un vibrador. Con el instrumento en la mano, Javier se arrodilló y separando con los dedos los muslos de la muchacha, le fue introduciendo el vibrador por dentro del coño. Marta no ejerció resistencia ni apretó las piernas, por el contrario suspiró cuando Javier accionó el aparato y éste empezó a vibrar dentro de su vagina.

María miraba anonada cómo Marta se retorcía y gemía, pero ahora de placer. Era increíble que después del duro castigo a la que le había sometido ella aún tuviera ganas de sexo. Más aún Javier no se quedó mirando sino que recogió el látigo del suelo y volvió a chasquearlo anunciando que estaba a punto de volver a utilizarlo.

María se angustió pensando que otra vez iba a por ella, pero la víctima fue otra vez Marta. Esta vez Javier se empleó a fondo con la rubia y le propinó una tanda de veinte o treinta latigazos con su habitual habilidad. Marta sufrió el tormento entre gritos y convulsiones, pero el vibrador seguía haciendo su función, así que en un momento dado la joven experimentó un largo e intenso orgasmo a pesar de los latigazos o quizá gracias a ellos.

Satisfecho por la flagelación, Javier dejó en paz por fin a Marta. Fue hasta donde ella, le sacó el vibrador y acto seguido le quitó la mordaza.

- Gracias, mi amo.- Dijo Marta desfallecida. Y como respuesta Javier buscó sus labios y ambos se besaron apasionadamente. - Bien, pequeña, dijo entonces Javier, esto te va a doler de verdad, así que grita todo lo que quieras, nadie va a oírte.- Y dicho esto le abrió una de las ratoneras liberando el pezón. Marta lanzó un alarido desgarrador cuando la ratonera se abrió y Javier se puso a masajear el pezón para que recobrara la circulación.

-¡Dios, qué daño!, para, por favor, para, joder cómo duele. ¡Ayyyyy!.- Javier le había abierto la otra ratonera y Marta se retorció sobre sí misma lanzando palabrotas. La joven tenía los pezones aplastados y deformados y unas líneas blancas horizontales indicaban que se le había cortado la circulación durante un buen rato. Finalmente, Javier le soltó las cuerdas que la mantenían colgada y Marta cayó de rodillas pues no podía más de estar en esa postura.

La joven estaba hecha un ecce homo, cosida a latigazos y con los pechos enrojecidos, jadeaba de cansancio mirando a Javier aún con lágrimas en los ojos. Lógicamente empezó a palparse las heridas aunque aún tuviera las manos atadas por delante. Javier se desentendió un momento de ella, y cogió un cuchillo para irse hacia María. Ésta temió lo peor, pero el cuchillo sólo era para cortar las ligaduras de los tobillos.

Hecho esto, Javier cogió a Marta del pelo y le obligó a ir de rodillas hasta una mesa. Allí cogió un gran dildo negro atado a unas correas y se lo ató a la boca con la punta del consolador hacia fuera.

-Tú ya te has corrido pero tu amiga no.-Javier arrastró a Marta delante de María y le dijo a ésta- Tú, esclava, abre bien las piernas. María se negó haciendo un gesto con la cabeza.- ¿Quieres que use otra vez el látigo?.-Esa sola mención al odioso látigo le convenció de la misma y María se resignó a abrir las piernas.

-Así no, más- María ya estaba de puntillas así que le era muy difícil, pero a pesar de eso abrió todo lo que pudo las piernas.- Y ahora, fóllatela.-Marta miró a Javier.- fóllatela hasta que se corra, vamos.

Ya nos podemos imaginar que a Marta no le costó mucho obedecer, así que inclinó la cara hacia arriba y empezó a penetrar a María con el consolador que parecía salir de su boca.

María no se resistió mucho, pues en el fondo eso era placentero y mientras follara, Javier no la torturaría. Al menos eso creía, pero se equivocaba pues su verdugo volvió a coger el aparato eléctrico y se acercó a su nueva esclava para terror de ella. Javier se puso detrás y le puso el brazo por delante. -Vamos, cariño, relájate, le susurró al oído- Vas a experimentar un placer como nunca has sentido, aguanta el dolor y todo irá bien. Marta seguía en cuclillas metiendo y sacando el consolador con su boca.

Insospechadamente, María empezó a gozar. El dildo la penetraba una y otra vez, cadenciosa y profundamente. Consiguientemente, María mantenía a duras penas las piernas separadas, a pesar de que eso era muy difícil.

De repente y por sorpresa una descarga eléctrica le sacudió el vientre y le hizo temblar en todo su ser. María cerró los ojos con el rostro intensamente crispado y gritó apretando los dientes. La siguiente descarga se la ganó Marta, pues desobedeció y paró de follar por un momento.

- No te he dicho que pares, sigue con tu trabajo. Marta obedeció inmediatamente- Y tú, mantén las piernas bien abiertas. A María le temblaban las piernas pues se mantenía precariamente sobre las puntas de los pies. Aquello era terrible pero había que aguantar. Javier le dio entonces otro calambrazo entre las costillas y María volvió a gritar y llorar desesperada, pero esta vez no se movió, evidentemente había aprendido a soportar el dolor y sabía que eso era lo que quería su verdugo.

Javier siguió torturándola sin piedad mientras ella soportaba las descargas como podía sin cambiar de posición. Entretanto, Marta no paraba. –Así, así, más fuerte, haz que se corra, puta- Javier le dio un palmetazo en el trasero a Marta que obedeció al momento redoblando sus esfuerzos. Javier se puso entonces a acariciar a María.-¿Te gusta preciosa?.

María le miró sin entender a qué coño venía la pregunta, ¿cómo le iba a gustar eso?. Su dilación le valió entonces un doloroso calambrazo en las tetas.

- ¡Responde a la pregunta, esclava!- María afirmó nerviosamente con los ojos llorosos. ¿Te gusta como te folla tu amiga?- María volvió a afirmar. – Así me gusta, ya te he dicho que vienes aquí a disfrutar. María cerró entonces los ojos decidida a abandonarse hasta que le llegara el orgasmo. Javier se puso a acariciarla suavemente y María se dejó hacer. La joven estaba ahora muy caliente, el consolador entraba y salía sin descanso mientras las manos de Javier le acariciaban las heridas del látigo. Las manos del verdugo le dolían y le recordaban cada uno de los latigazos que le había dado. Eso le excitó, y de repente la joven se dio cuenta de que recordar su flagelación le gustaba.

Entretanto, Javier le acariciaba ahora el trasero, cuando de repente le empezó a hurgar en el agujero del ano. María reaccionó instintivamente cerrando el esfínter al tiempo que se volvía hacia su verdugo protestando sonoramente.

- Mmmmh, mmmh,- dijo María negando con la cabeza.

- Relaja ese culo, esclava. María se negó y dijo que no con la cabeza otra vez. Eso le valió otra descarga eléctrica, pero la joven se empeñó en mantener su culo apretado- Lo vas a abrir quieras o no-Javier se empeñó sádicamente y le dio una intensa y larga descarga en el clítoris. María puso los ojos en blanco y gritó con todas sus fuerzas. La descarga eléctrica fue tan intensa que finalmente perdió el control de sus esfínteres y se orinó otra vez mojando la cara de Marta. Entonces Javier introdujo su dedo por el trasero de María sin oposición.

A pesar de que la chica consiguió por fin relajarse siguió negando con lágrimas en los ojos, María tenía miedo a ser sodomizada y rogó a Javier que no lo hiciera, pero a éste le gustaba mucho el sexo anal con sus esclavas y ella no se libraría tan fácilmente. De este modo, la joven maniatada estaba siendo ahora penetrada por delante y por detrás. Marta, incansable con el consolador y Javier metiendo y sacando el dedo de su ano.

La joven esclava volvió a sentir placer muy a su pesar, sin embargo, Javier sacó finalmente su dedo del trasero de ella. El verdugo se separó de las chicas y fue a buscar algo más contundente para el culo de María. Cogió un tapón anal de goma con un tubo terminado en una pera y lo llevó hasta ellas. Sin ninguna consideración, cogió del pelo a Marta y le obligó a sacar a la vista el consolador. Este estaba perdido de jugos vaginales y Javier pringó con ellos el tapón anal.

Hecho esto Marta volvió a penetrar a María con su consolador provocando un estremecimiento en la joven. María gimió de placer cuando el largo consolador le entró otra vez más de quince centímetros en su vagina. En ese momento le faltaba muy poco para el orgasmo, fue entonces cuando Javier le fue introduciendo el tapón anal centímetro a centímetro. Esta vez ella no opuso resistencia. Una vez introducido el tapón, Javier se puso a accionar la pera y el tapón fue creciendo dentro del recto de ella. María jadeaba medio mareada mientras sentía que el esfínter se dilataba dolorosamente. Fue entonces cuando ella se empezó a correr echando largos hilos de baba y retorciéndose de placer.

Javier apenas hizo caso de los estertores de su esclava y animó a Marta para seguir follándosela mientras continuaba preparando el trasero de María para la penetración anal.

Nuevamente Javier dejó por un momento a las dos para ir a buscar otro "juguete". Esta vez era una caja con pinzas de la ropa.

- Mmmh, gritó María alarmada al ver a Javier con una pinza en la mano. Este había decidido adornar los pechos y costados de la bella joven mientras esperaba que se le abriera bien el ano, así que sin ceremonia de ninguna clase le fue poniendo las pinzas con dolorosos pellizcos que la atormentaron sin descanso. María gritaba de dolor cada vez que Javier le cogía un pellizco con las pinzas pero es que las que ya estaban puestas dolían cada vez más. A ella ya le brotaban las lágrimas, cerraba los ojos y mordía la mordaza con todas sus fuerzas. Javier le puso quince pinzas por todo su torso y costados, pero reservó las dos últimas para los sensibles pezones de ella. Cuando por fin decidió ponérselas en la punta de los pechos, ella gritó como un animal herido, pero entre los gritos volvió a correrse otra vez.

- Bueno preciosa, veo que has aprendido a pasarlo bien, ¿estás ya preparada para que te folle el culo?, le dijo Javier. María negó decididamente-¿qué? creo que no te entiendo esclava, le dijo con cierto sadismo mientras le retorcía las pinzas de los pezones con toda su saña. María volvió a gritar por enésima vez y a retorcerse de dolor. Vamos esclava pídeme que te folle el culo como la zorra que eres.- Javier no dejaba de estirar y retorcer las pinzas haciéndole ver las estrellas a la pobre María. – Para eso viniste aquí disfrazada de puta, ¿a quién quieres engañar?. María se puso a decir que sí mientras no dejaba de llorar ni protestar. – Eso es otra cosa, quieres que te dé por el culo ¿verdad?.

- Mmmmh, mmmh, María no dejaba de afirmar con la cabeza con tal de que Javier le dejara los pechos en paz.

Éste se dio entonces por satisfecho y dejó por fin el juego de las pinzas, cogió a Marta por el pelo y la condujo de rodillas hasta el trasero de su amiga. Javier le empezó entonces a extraer el tapón anal sin dejar de inyectarle vaselina. La extracción del tapón le hizo gritar otra vez de dolor, pero también preparó a María para una sodomización más soportable. Cuando salió completamente el tapón anal Marta vio maravillada el rosado esfínter de su amiga que ya no se cerraba del todo pues estaba dilatado unos pocos centímetros.

- No está mal, está casi lista, pero tú me vas a preparar el camino-dijo Javier mientras echaba más vaselina en el consolador que Marta mantenía delante de su boca. Esta entendió perfectamente la orden y se dispuso a encular a su amiga con el perverso instrumento. El enorme consolador no tuvo casi impedimento para entrar y Marta se lo introdujo por detrás sin hacer mucho esfuerzo. María casi se corrió otra vez de gusto al ser enculada de esa manera y bramó de dolor y placer.

- Ya sabía yo que te gustaría, encanto, ahora mismo te quito las pinzas para que disfrutes plenamente.- Javier volvió a alejarse de las chicas mientras Marta seguía sodomizando a su amiga que ahora no paraba de gritar. Para terror de ésta Javier cogió un látigo y empezó a quitarle las pinzas a latigazos. Decididamente, Javier era un sádico con ideas diabólicas.

El látigo volvió a acertar en el indefenso cuerpo de la chica chocando contra las pinzas y provocando dolorosos pinchazos en los pellizcos. Lógicamente María volvió a gritar y protestar por el castigo. Sin embargo, cuando el látigo conseguía arrancar una pinza era mucho peor y María lanzaba alaridos entre lloros y sollozos desesperados.

El castigo duró cerca de diez minutos en los que Marta no dejó de follar ni por un momento. Al cabo de éstos María estaba agotada de tanto gritar y ahora colgaba de sus cadenas completamente desfallecida. Todo el frontal de su torso era fuego, estaba enrojecido por los latigazos, ya no le quedaba ninguna pinza y en su lugar quedaban las marcas de las mordeduras sobre su piel. Sólo entonces Javier decidió culminar la sodomización . Al verle acercarse, Marta comprendió y sacó el consolador del trasero de ella. Aunque Javier no le dijo nada, Marta se comportó como una esclava obediente y bien entrenada y se desató a duras penas las cintas que sostenían el falo delante de su cara.

Esto lo hizo la rubia para tener la boca libre y chuparle la polla a Javier. Este se dejó hacer disfrutando del servicio de la esclava y cuando ya la tenía suficientemente tiesa se dispuso a encular a la otra. En esas condiciones tampoco le costó mucho metérsela y empezó a follarla arriba y abajo. A Marta tampoco hizo falta que nadie le dijera lo que tenía que hacer, se puso otra vez delante de María y metió su cara entre las piernas para comerle bien el coño.

- Qué gozada, qué tieso lo tienes cariño, le dijo Javier a punto de eyacular. El culo de María, virgen y entero pocos minutos antes, era demasiado efectivo como para que Javier no se corriera pronto, así que éste puso los ojos en blanco y empezó a eyacular sin sacarla del interior de la joven.

Agotado y sudando, Javier desenculó a María y lanzó un gruñido tras palmear el trasero de ésta. El hecho de que él terminara no supuso ninguna razón para que Marta no siguiera con lo que estaba haciendo, así que María no tardó en correrse otra vez ante las insistentes lamidas de su amiga.

Entretanto, Javier ya se había desentendido de esas dos y descorriendo el pasador de la puerta salió de la cámara de tortura.

Marta quitó entonces la mordaza de la boca de su compañera. A ésta le dolía la boca pero por fin pudo decir algo.

- Por favor, Marta, descuélgame de aquí, no puedo más. Marta miró hacia todos los lados y por fin encontró la manivela que mantenía los brazos de María en alto. Empezó a dar vueltas a trompicones pero consiguió aflojar las ataduras de su compañera y ésta pudo bajar los brazos y se fue arrodillando en el suelo completamente agotada.

 

- Suéltame antes de que vengan, rápido.

Marta fue hasta donde María con intención de liberarla, pero no le dio tiempo a casi nada, pues cuando estaba liberándola de sus ataduras se volvió a abrir la puerta y volvieron a aparecer los cuatro verdugos.

- ¿Qué hacéis niñas?, dijo Juan, ¿intentando escapar?.